Storvågan fue uno de los primeros pueblos pesqueros de las Islas Lofoten. Incluso hace ya mil años, las primeras operaciones de pesca comercial se llevaban a cabo en Vestfjord. Cada invierno, pescadores procedentes de todo el norte de Noruega llegaban a este pueblo para compartir su rica cosecha marina. El bacalao del Océano Ártico, que migra hasta la costa para desovar, constituye las bases de la existencia de Storvågan. Las capturas se cuelgan para que se sequen al sol, y el pescado resultante tiene una gran demanda.
El pueblo medieval de Vágar está también situado en el área de Storvågan. Fue el primer pueblo del norte de Noruega y un importante centro administrativo y comercial. Sobre el 1300, el comercio de pescado suponía el 80% de las exportaciones nacionales noruegas y Vagar era el núcleo principal en el que tenían lugar las actividades comerciales y el intercambio cultural con Europa
Dando un salto a 1900, Storvågan se convirtió en el asentamiento de poderosos terratenientes que construyeron su riqueza a partir del comercio del bacalao. 
La acogedora Storvågan es como unas Lofoten en miniatura. A un minuto de distancia entre cada establecimiento, podrás encontrar un acuario, un museo de historia costera, un museo de arte, un café, un restaurante y cabañas de pescadores; todo rodeado de un entorno natural inigualable. El punto de inicio perfecto para empezar con las memorables experiencias de niños y adultos de todas las edades.