Aunque la temática de esta página web es, obviamente, todo lo relacionado con las Islas Lofoten, no hay que olvidar que al fin y al cabo nos encontramos en territorio noruego. ¿Que hay que saber sobre Noruega?

Para empezar hay que tener en cuenta que estamos fuera de la Unión Europea, las malas lenguas dicen que si sus vecinos suecos no hubieran votado a favor de la integración, ellos no habrían votado en contra, pero esto solo es son especulaciones. Aun así, el interés comercial y turístico del gobierno noruego les llevó a la sabia decisión de aprobar el Tratado Schengen, por lo que no necesitarás nada más que DNI si viajas desde España o desde cualquier otro país de la Unión Europea.

Además del Documento Nacional de Identidad no olvides la tarjeta de crédito, con la que pagarás hasta en las discotecas si es que tienes 12 euros para gastarte en una pinta de cerveza. Si no es así, no te preocupes, el precio no será un obstáculo para que tu viaje sea espectacular y desde aquí iremos desgranando también las posibilidades de realizar una estancia relativamente económico. En busca de lo bueno, de lo bonito, y de lo barato.

Si vas a pagar en metálico, recuerda que deberás cambiar tu moneda nacional en coronas noruegas (NOK), que al cambio vienen a salir unas ocho por cada euro cambiado.

Uno de los trucos que algunos de nosotros hemos usado con relativa frecuencia es la acampada libre, que está permitida en toda Escandinavia y por supuesto también en Noruega, con el único limite de la propiedad privada y de los Parques Naturales, por lo que, si además eres capaz de respetar los 150 metros que exige la ley que mantengas con la vivienda mas cercana, ya solo necesitarás una buena tienda de campaña y una buena dosis de adrenalina. Recuerda que, a pesar de las ventajas aparentes de esta sistema, el relieve noruego te puede dar un buen quebradero de cabeza buscando un lugar apropiado donde plantar la tienda, tanto por lo recortado del terreno, como por las propias complicaciones geológicas del suelo (las piquetas no clavan bien en la roca). Damos por supuesto que nadie está tan loco como para querer utilizar este sistema en pleno invierno, una actitud absolutamente kamikaze, ya sea por el frio, el viento, la lluvia o las poquísimas horas de luz que encontrarás (ninguna en pleno diciembre).

El próximo día, te hablaremos de las comunicaciones en Noruega, de algunos posibles alojamientos y de la personalidad de sus habitantes.¡Hasta Pronto!